La responsabilidad individual y asociativa en software libre

G3N La responsabilidad individual y asociativa en software libre

¿Qué es el software libre?

Es un modelo libre que a través de licencias permite libertad de uso y producción de software:

  • Libertades de uso: Usar, copiar y redistribuir el software
  • Libertades de producción: estudiar, modificar y/o crear ramas (nuevas versiones con distintos enfoques y o finalidades) del software

Como podéis ver no queda reflejado el modelo económico, la gestión del bien real generado, solo contempla el de uso y producción. Sin embargo, su formulación de libertades si confluye a un modelo económico natural, consecuencia directa de este modelo libre. Desgraciadamente, las licencias no incluyen el modelo económico de forma explícita, queda un vacío. Por esto hoy por hoy a veces el software libre a efectos prácticos no es todo lo libre que debería. Ejemplo: Android ¿un sistema operativo que vulnera tu seguridad personal a través de tus datos? No suena muy libre.

¿Cual es el modelo económico natural del software libre?

El modelo económico se fundamenta en tres vectores: 1 comunidad, 2 servicios y 3 productos libres. Esto posibilita dos sistemas económicos diferenciados, sin y con moneda.

Comunidad (Productores y Usuarios)

ECONOMÍA DE CONFIANZA SIN MONEDA

Intercambian software a cambio de software. Es un modelo basado en la confianza. Yo aporto libremente mis excedentes, porque recibo libremente. No es necesaria moneda, hay confianza porque YA recibo por adelantado. Yo creo software libremente para mí, y mis excedentes los comparto libremente por si es de utilidad a otros. FUNCIONA. Se crea economía de bien real.

Es el comportamiento implícito natural en el humano, compartir aquello que me hace bien y me sobra. Un modelo de libre flujo por confianza.

Funciona muy bien entre desarrolladores, sobre todo con utilidades, plugins y librerías (proyectos pequeños, de gran utilidad, aunque incompletos para un usuario final).

Sin embargo no funciona bien con aplicaciones complejas de gran envergadura para usuarios finales. Este tipo de aplicaciones requieren una alta entrega y exclusividad de tiempo para su desarrollo.

Personas y empresas tienen necesidades propias y no saben cubrirlas por si mismos. Necesitan que otros, (productores), les ofrezcan un servicio a medida para poder alcanzar sus objetivos. Como depende de la libertad del demandante del servicio y no del productor, el demandante entonces debe pagar, o no sería justo. Que el desarrollador del servicio lo hiciese a cambio de nada mermaría su libertad, sacrificaría su libertad al servicio de la libertad del otro. Y eso no es libertad.

Igualmente puede que a un desarrollador se le haya ocurrido una solución con finalidad de interés general. Está en su derecho a plantearla a la comunidad para su desarrollo. Y si la comunidad la ve de utilidad, debería hacerse responsable del proyecto y financiarlo.

ECONOMÍA CON MONEDA | Servicio

Recordemos, la producción que exige una dedicación y se sale de la auto-producción de uso personal ha de ser remunerada. Siempre. Si no, el modelo deja de ser libre.

  • Producción
  • Servicios asociados:
    • Formación
    • Mantenimiento
    • Personalización o creación de ramas
    • Desarrollo bajo demanda etc, etc

Tras la producción surgen toda una serie de servicios asociados al conocimiento de saber producir y usar ese software. Con estos servicios es posible cubrir cualquier punto que precise la comunidad. Esto permite que no solo grandes corporaciones, sino también pequeñas empresas y autónomos puedan desarrollar economía real prestando servicios complementarios a ese software, sin necesidad de pagar licencias ni aranceles.

FUNCIONA. Se crea economía de bien real. El conocimiento no pertenece a nadie… es de la humanidad. Si limitamos el acceso al conocimiento con patentes y derechos de autor impedimos el acceso a un bien común y universal. Y esto es un error, una injusticia de la que muchas veces nos quejamos.

En el modelo libre, el producto como tal, carece de valor por si mismo. Si le damos valor al producto, se genera consumo y sobreproducción con la correspondiente merma de recursos. Otra injusticia que no entra en la cabeza y genera situaciones tan aberrantes como tener que tirar comida para regular su precio en el mercado. En el caso del software, esa sobreproducción se contempla en innecesarias fragmentaciones de funcionalidades, para poder cobrar 5 veces por lo mismo. Diseñar e implantar estas limitaciones de funcionalidades exigen un desarrollo y complejidad del código extra que no aporta, sino que merma sentido a la funcionalidad del software. También ocurre en hardware donde la versión PRO y la económica son idénticas... pero la económica viene artificialmente capada. El consumo conduce al absurdo, la injusticia, y la ineficiencia.

Nos quejamos de tener una sociedad impersonal que no valora a las personas, sino a lo material, los productos. Bien, si lo que se cobra es el servicio ¿a quien valoras? Exacto a la persona que te presta el servicio... Otro gran problema y queja ante el modelo actual desaparece.

Se valora a la persona y su saber hacer. En el modelo libre encontramos una solución a la economía actual y sus inconvenientes. Otra forma de hacer las cosas que si funciona realmente.

El modelo de economía libre es extrapolable a cualquier sector, no solo al software. Ya hay proyectos que lo han implantado con éxito por ejemplo en agricultura.

No más sobreproducción, no más impersonalidad, no más falta de implicación y responsabilidad sobre las consecuencias sociales de la economía.

Producto Libre DEBEMOS DIFERENCIAR ENTRE LA PRODUCCIÓN Y EL PRODUCTO

El producto se puede copiar modificar y distribuir libremente. En el momento que yo como creador quiera cobrar por él, otro sacará una rama gratuita del mismo.

Volviendo a un supuesto de aplicar este modelo económico a la comida. Si hay una sobreproducción accidental, la comida se puede regalar perfectamente, ya que el productor cobró por adelantado y los usuarios tienen más de lo que necesitan.

Esta es una economía fundamentada en un servicio de conocimiento y no en producto. El producto no se cobra, pero el desarrollo inicial del producto, la producción en sí, es un servicio de conocimiento. El producto es una consecuencia inevitable del acto de crear. No se cobra la consecuencia, sino el acto de crear.

Bien, pues mucha gente, incluso dentro del movimiento del software libre, no acaban de comprender que el desarrollo del producto es un servicio que siempre debería ser pagado por los usuarios, hasta cubrir los costes en tiempo y dedicación del desarrollador. Porque una cosa es el desarrollo, el acto de crear, y otra distinta el producto. El productor y la producción deben ser financiados por los interesados… o el modelo deja de ser libre al situarse en un marco no libre, un marco en el que se delega.

Actualmente ¿Quién financia el software libre?

El productor no come software. No viste software. Si el productor carece de lo básico… no dedicará su tiempo a desarrollar software para propósitos generales de la comunidad, sino para quien le pague (que no siempre tiene que actuar de buena fe, pues como sabemos nuestra economía está plagada de actividades con ética cuestionable).

Si no financia la comunidad interesada, las grandes corporaciones lo harán para imponer a la comunidad sus intereses. Solo una comunidad de usuarios podría hacer frente… y desgraciadamente por lo general no lo hace. Delega esta responsabilidad en corporaciones. Así que salvo honrosas excepciones, detrás de la mayoría de productos acabados, funcionales y potentes del software libre… la barita no la lleva la comunidad, sino quien paga: las corporaciones.

Los productos de propósito general, comunitario, exceden la libertad del productor. Son los deseos de la comunidad quien los demanda. El productor precisamente porque tiene conocimiento, no anhela por ejemplo intuitivas interfaces de usuario, el lo resuelve desde consola a código pelado, porque sabe. La comunidad no se hace responsable de las herramientas que demanda. Delega en la corporación. Sin responsabilidad no hay libertad.

Las corporaciones se apropian de la finalidad de los productos, que pueden llegar a convertirse en caballos de Troya (Ejemplo prototípico Google). ¿Porqué? dejamos que los financien ellos. Además de esto las corporaciones obtienen más ventajas:

  • Algunos de los desarrolladores trabajan gratis (colaboran a cambio de software, conocimiento, prestigio, darse a conocer etc).
  • Software del que partir sin tener que pagar nada.

Pero esas ventajas son bien para todos. Esas son las ventajas que adquiere cualquiera que se implique en un modelo libre. La comunidad también obtiene una ventaja de las corporaciones, financiación para proyectos complejos… que después quedan a disposición de la comunidad. Aunque ¿es realmente una ventaja?... tal vez solo sea un arma de doble filo.

El problema, si nadie financia a desarrolladores independientes, nadie vigila el código del producto… y al final, prevalece la intención de quien ha llevado el mando. El que financia. ¿Porqué el navegador Chromium supuestamente libre hereda los mismos problemas de rendimiento que Chrome, la rama privada? ¿Acaso el modelo económico de Google, no es capturar nuestros datos y crearnos tendencias de navegación?¿No es precisamente esta finalidad la que hace consumir recursos a Chrome?¿Si Chromium comparte esa pesadez… sigue sirviendo Chromiun a los intereses de Google pese a ser software libre? Cada cual saque sus conclusiones.


Relacionados

G3N G3Nshop: Tienda onLine

G3Nshop: Tienda onLine

Gratuita y elegante solución de comercio electrónico. PHP+Bludit.

G3N Técnica Innovadora

Técnica Innovadora

Herramientas innovadoras que garantizan la máxima compatibilidad y productividad.
Somos el primer estudio creativo en usar 100% herramientas libres.

No hay comentarios. Se el primero!